Poniéndome en tu piel

Por: Mtra. Alejandrina Citlalli Gómez Segovia

En la actualidad estamos viviendo en un mundo complejo, tan rápidamente que nos atomizamos, preocupamos por el dinero, en la sociedad egoísta y consumista y lo más triste es que dejamos a los hijos totalmente solos con una Tablet, celular, video juegos como única compañía, sin darnos cuenta que estamos afectando su vida, su educación y desarrollo. Y lo peor y más triste es que nos estamos perdiendo lo mejor de sus días al no involucrarnos en lo que realmente es importante para ellos.


Los seres humanos estamos integrados por 4 cuerpos:

1. El físico

2. El cognitivo

3. El emocional

4. El espiritual

Y los cuatro son necesarios, si uno falla nos encontramos en desequilibrio; por eso tan fundamental que los atendamos para lograr su desarrollo integral, y que mejor fórmula que el Amor, la ternura y la humildad del corazón.


Dentro de mi experiencia como madre, confirmo y afirmo que desde que nacen adquirimos una responsabilidad para contribuir a su crecimiento, desarrollo y la educación de nuestros hijos.

Sé que la tarea no es fácil, y hoy quisiera compartir como fomenta el Autoestima, autoconfianza y el autoconocimiento de sus hijos con el fin de brindarles seguridad y estabilidad emocional.

Y con ello sean capaces de potenciar todas sus habilidades, conocimientos y aptitudes; es decir, que se vean como seres humanos y se acepten como son, y observen que todos tenemos fallas, limitaciones, pero que también contamos con fortalezas, para saber que podemos sobreponernos ante cualquier adversidad y que hacerlo en familia es más fácil.


¿Quizás digas, que fácil es escribirlo?, ¿No te tocaron esos hijos?

Pero sabes, nadie nos enseñó cómo hacerlo, pero ahora hay tantas formas de aprender y yo con mi cariño, mi experiencia y conocimiento quiero aportar un granito de arena para su educación.


1.- Así que lo primero que te puedo decir, es quítate tus propios miedos que vienes arrastrando por años; suéltalos para no transmitirlos a tus hijos de generación en generación, rompe esas cadenas de creencias que te hacen daño pues recuerda que hoy te toca a ti formar a tus hijos con raíces sanas y fuertes que los sostendrán durante su vida.


2.- El amor es clave, pues el amor de los padres es incondicional, desde que los tenemos por primera vez en nuestros brazos nos convertimos en personas cuidadosas, pacientes pero con el pasar de los años, nos olvidamos del amor que juramos profesarles y se convierten en gritos , regaños, pleitos y problemas por eso te invito a recordar ese día de su nacimiento, la alegría y la dicha que sentiste, mantenla presente y vuelve a ser el padre o la madre cariñosa, gentil, paciente, sensible y dulce que eras. Más nunca sobreprotejas.


3.- Edúcalos con límites, para que sean conscientes de que vivimos en una sociedad y como tal nos regimos por reglas; enséñale que hay responsabilidades y que los derechos se ganan, del mismo modo hazle saber que todo lo que haga tiene consecuencias y que si desea algo, para ello debe ponerse metas y con esfuerzo y compromiso las alcanzara.


4.- Construye un ambiente de amor, respeto en tu hogar, comenzando por ustedes como padres con ejemplo, es decir validando a la pareja, tomando en cuenta, escuchándose y de común acuerdo tomar decisiones que beneficien a la familia, todo esto para evitar que existan contradicciones, no se quiten la autoridad uno al otro frente a los hijos.


5.- Algo muy importante es la comunicación entre los hijos y padres, tus hijos necesitan que los escuches, que se sientan libres de expresarse, de poder manifestar emociones, sentimientos sin ser juzgados, coartados, limitados o castigados; por eso debes brindarles confianza para que ellos vayan mejorando su habilidad comunicativa.

<<Mamá, Papá escucha tu instinto para saber cuándo tu hijo te necesita>>

Regálale tiempo de calidad, a pesar de tu cansancio, esfuérzate para estar presente con tus hijos; pero sin T.V., ni celular sino que realmente disfrutes de su presencia, retomen los juegos de mesa y las noches familiares para convivir en familia.


6.- es imprescindible que cada día, les recuerdes cuanto los amas y díselos, no pienses que porque esta grande no necesita de ti, de una palabra, de un abrazo, hazle saber que cuenta contigo << no una vez, ni dos, sino siempre>>, hazle sentir lo valioso que es para ti.


7.- comienza por no juzgarlo o criticarlo sobre su comportamiento o actitud, se empático, recuerda que tu también fuiste joven, dale confianza para que haya siempre cercanía y entendimiento.


8.- Enséñale a ser feliz, hazle sentir que la vida es bella y que vale la pena luchar cada día por vivirla; evita victimizarte, haz todo lo posible para que te vea con fe, esperanza, deseos de comerte al mundo, con paz, serenidad contigo mismo, con tu pareja y con los demás. Enséñales a disfrutar cada instante las cosas pequeñitas como el canto de un ave, una flor, un atardecer, el viento soplando en su cara, mojarse en la lluvia.


Sé que tú puedes querido papá y mamá y que juntas garantizaremos que tus hijos y las generaciones venideras sean más honestos, felices, con calidad humana.

93 vistas1 comentario

Entradas relacionadas

Ver todo