El ser humano como principal responsable del cambio climático

Por: Prof. Sergio A. Mora Cantoral


Sabemos que el impacto ambiental es el conjunto de alteraciones generadas en los ecosistemas, que deterioran la calidad de vida de las poblaciones que en él se desarrollan. Puede ser el resultado de las actividades del ser humano o generado por la propia naturaleza. Claramente, la naturaleza ocasiona modificaciones en el ecosistema, por ejemplo, cuando las placas tectónicas se mueven ocasionando sismos y tsunamis, cuando aparece un huracán o tormentas en el cielo, también ocasionan cambios en el planeta; o erupciones volcánicas, como la que está sucediendo actualmente en la isla de La Palma. Y otras menos observables como la erosión de las rocas, las montañas, el suelo, etc., que con el paso del tiempo y de manera natural, ocasionan desgaste en la Tierra. Pero estas condiciones producidas por la naturaleza, no tienen punto de comparación con las originadas por el ser humano.

En 2020 se realizó un informe por parte de la ONU en donde se explica a detalle qué es lo que está ocurriendo en nuestro planeta, con datos duros y mediante pruebas científicas, por aquello de que no todos creen que se estén dando este tipo de cambios. Lo más importante de este informe, realizado por alrededor de 200 expertos que evaluaron cómo el calentamiento global cambiará el mundo en las próximas décadas tras examinar aproximadamente 14,000 artículos científicos, se refiere a lo siguiente: La misma semana en que se estaba llevando a cabo la presentación de este informe, se dieron dos incendios de proporciones gigantescas en Australia y Estados Unidos; también en esa semana se reportó la temperatura más elevada desde que se tienen registros, de 48oC en Sicilia.

Lo que llevó a demostrar que las consecuencias del cambio climático están sucediendo aquí y ahora. La temperatura media mundial fue de 1.09oC más alta entre 2011 y 2020 (9 años) que entre 1850 y 1900 (medio siglo), siendo los últimos 5 años los más calurosos registrados desde 1850. Por lo tanto los eventos fríos son cada vez menos frecuentes y menos severos. La tasa creciente del nivel del mar casi se ha triplicado si lo comparamos respecto a cuánto aumentó de 1901 a 1971. Algo de lo más alarmante es que el reporte predice que en los próximos 20 años la temperatura global aumentará en 1.5ª c o más, con las consecuentes olas de calor más intensas y frecuentes, un aumento de fuertes lluvias y algunos tipos de sequías. Esto demuestra contundentemente que los cambios que se están dando en este momento, están lejos de ser parte de un ciclo natural.

El reporte dice que no hay duda que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra. Por ejemplo, las emisiones de gases del efecto invernadero provenientes de las actividades humanas, son responsables del calentamiento del planeta en un 1.1oC desde el periodo de 1850 a 1900 cuando inició la revolución industrial hasta la actualidad; los glaciares derretidos en los polos son una consecuencia, con una probabilidad de 90% de que esto es impulsor del retroceso global de los glaciares desde 1990 y la disminución del hielo marino en

el Ártico.

De esta manera, el nivel del mar va a continuar aumentando (hagamos algo o no) de 2 a 3 metros. Los científicos menos optimistas dicen que estos aumentos si bien no serían suficientes para terminar con la vida en el planeta, esta condición estaría muy cerca. Esto ya es un hecho, haciendo algo. En cambio, si no hacemos nada, al final de este siglo el nivel del mar puede llegar a aumentar 2 metros y 5 para 2150. América Latina es una de las regiones más golpeadas por el aumento del calor y del nivel del mar, ya que, dicen los expertos, los calores más elevados, así como los aumentos del mar han sido mayores comparado con el resto del mundo; sobre todo en las regiones de los océanos de América del Sur y Central. Esto acarreará mayores inundaciones y el retroceso de la línea costera. También es probable que se reporten más sequías en algunos países como Venezuela o Chile.

La buena noticia de todo esto es que aún tenemos una última oportunidad para actuar: Si podemos reducir las emisiones globales a la mitad para 2030 y alcanzar 0 emisiones netas para 2050 utilizando energías limpias, entonces podremos detener el aumento de temperaturas. En este momento se está llevando a cabo la COP 26 (“Conferencia de las partes”, por sus siglas en inglés) y es aquí en donde se están tomando las grandes decisiones sobre el clima. En un artículo posterior hablaré de los resultados.

Por último, creo que es importante decir que no solamente le corresponde a los gobiernos de los países implementar medidas, nosotros individualmente también podemos ayudar reciclando basura, utilizando con menor frecuencia el auto, ahorrando el agua, etc., realizando la mayoría de medidas que ya conocemos. Pero aquí quisiera hacer una reflexión acerca de la importancia de separar la basura: Al separarla en componentes orgánicos e inorgánicos y los inorgánicos en papel, cartón, vidrio, metal, se elimina la proliferación de mosquitos, moscas y cucarachas, entre otros insectos, así como de roedores plaga como las ratas, en los rellenos sanitarios; Se elimina la contaminación del aire por las reacciones químicas de los compuestos orgánicos, así como la expedición de malos olores por los gases emanados de la descomposición de los desperdicios; se evita la contaminación del suelo por el líquido que se forma por la podredumbre y que evita el crecimiento de las plantas; se evita la contaminación del agua subterránea que llega hasta los mantos freáticos, la cual se destina al abasto del consumo humano. Como podemos ver, en el ecosistema todo está interconectado y si hacemos una sola acción, ayudamos a todo el medio ambiente.

Si bien los datos presentados en el informe son altamente alarmantes, son ciertos y nos deben poner en acción para recuperar a nuestro planeta del daño que le hemos ocasionado. Recordemos que no tenemos otro, que esta es nuestra casa, aquí vivimos, aquí vive la gente que amamos y aquí vivirán nuestros descendientes o simplemente el futuro de nuestra humanidad. Tomemos consciencia y no permitamos que seamos nosotros los que ocasionemos la muerte final de la Tierra, al contrario, demostrémosle que la cuidamos y la procuramos hoy y para los tiempos por venir.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo