Educando en el amor

Actualizado: 5 oct 2021

Por: Mtra. Alejandrina Gómez Segovia

 

Dentro de mi haber como maestra he sido defensora y promotora de la Pedagogía del Amor, se preguntaran ¿Por qué?, la respuesta es fácil, ¿qué puede ser más sublime y bello que formar y educar a los seres humanos con valores universales y que tengan como fin último la Felicidad?

Ver sus caritas llenas de entusiasmo, alegría, deseos de aprender, descubrir, asombrarse, y es ahí donde el maestro se convierte en luz y esperanza de cada niña, niño y adolescente (NNA) cambiando vidas más allá de la inmediatez, trascendiendo.

Esa es nuestra misión de todos aquellos que nos dedicarnos a esta labor de ser Maestro: convertirnos en transformadores de sueños, enseñándoles que también existen días grises y tormentosos pero siempre sale un arcoíris de posibilidades infinitas para enfrentar la adversidad y aprender de ellas para salir abantes de cualquier situación que se les presente.

Y cuando hablo de todas estas virtudes y habilidades que debe poseer el Maestro hablo de la vocación de servicio, del darse de manera generosa a cada uno de sus alumnos, aceptándolos como son sin quitarles su esencia sino que haya cambios pero con conciencia de sí mismo, que lo hagan con plena libertad, con decisión de hacerlo para su beneficio, a través de afianzar su valía, dignidad y respetando sus derechos humanos, y derechos de NNA.


Más allá de que digan a mí me pagan por enseñar conocimientos, no por ser sus amigos, por el contrario ser agentes de cambio brindándoles confianza, seguridad y haciéndoles partícipes de la Escuela, con una Identidad Institucional, aceptando, valorando sus cualidades y no señalando sus defectos, ser pacientes, empáticos respetando sus diferencias de género, condición social, económica, religiosa, raza.

En estos tiempos tan difíciles para el mundo y en particular para los mexicanos generados por la pandemia, debemos evitar la cultura catastrófica, descalificación, pesimismo o conformidad los cuales han estado instaladas por siglos y para lo cual requerimos de maestros resiliente, con el corazón en paz, con armonía y equilibrio que alienten a sus alumnos a ver un mundo mejor, alcanzar sus sueño, a trabajar por sus metas con fe y esperanza mas no con una falsa ingenuidad.

Nuestro compromiso de la Escuela Secundaria Técnica No 1, es que al regreso a esta nueva normalidad y clases presenciales es educar con cariño, sensibilidad, comprensión y con una inteligencia emocional, con límites y disciplina bien establecidos.

Por tal motivo los invito a formar parte de una Educación para la vida, con amor, pasión, entrega, dedicación, voluntad, compromiso, ayuda, apoyo, animo, acompañamiento en su desarrollo y viaje por la educación básica

114 visualizaciones2 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo